¿Quién soy?

En recuerdo a Sebastián Aizpiri

Día 25, hoy hace treinta años. Era el último lunes de mayo de 1988, pasadas las 8 de la tarde. Un hombre que acababa de cerrar su carnicería en Elgoibar se dirigía al restaurante que regentaba en Eibar. Restaurante del que todos los eibarreses y eibarresas tenemos algo que contar. Allí trabajó otros treinta años atrás mi amama. Ahora estaba en manos de un señor que no alcanzaba los 40 años. Pero aquel día no llegó desde Ego Gain hasta Isasi. En el camino, en un callejón que a día de hoy sigue siendo punto negro, le esperaban dos pistoleros. Dos tiros en la cabeza y ahí acabó la vida de esta persona. En el centro de nuestra ciudad.

Han tenido que matarlo para que la gente reaccione“, dijo entonces un representante del partido que hoy tengo la responsabilidad de representar. Una amiga escribía hace unos días en una red social que “en esa manifestación nos escupieron. Y nos dijeron que qué bien llevábamos el dinero negro”. Yo no lo recuerdo. Pero un periodista de la época relató hace pocos años un pequeño episodio de aquella manifestación. Un padre joven que no llegaba a la treintena se manifestó con su hijo de un año en hombros. “Mira ese, está de campaña” le comentó, según contaba, su jefe en el diario Egin. Fueron miles las personas que se alzaron en nuestra Ciudad para denunciar la injusticia del asesinato de Sebastián Aizpiri. Y no, no estaban de campaña. Dieron el paso por una cuestión ética y humana.

Como joven que ha heredado el final de la violencia, mi enorme agradecimiento a todas esas personas valientes. Entre ellas, aquel padre que llevó a su hijo en hombros. Su hijo no lo supo hasta años después de que él muriera. Hoy, con estas líneas, le da las gracias por haberle llevado a aquella manifestación.

labaderokua IMG_4144.jpg

Anuncios

No por un plato de lentejas

Aunque pueda ser difícil de entender, las relaciones políticas se parecen mucho a las amorosas. Palabras como “te quiero” requieren un trabajo de seducción previo. Miradas complacientes, palabras bonitas, gestos. Un café, una cena, un viaje. No se le declara el amor a alguien después de lanzarle cuatro berridos. Algo así ocurre en nuestro Ayuntamiento. No a cumplir plazos, No a compartir información, No a acordar las cosas que no interesan. Y en ese contexto, te lanzan la pregunta. Con anuncio a prensa, para que todo el mundo vea tu reacción: “¿quieres casarte conmigo?”.

Si vemos una petición de matrimonio en una película y vemos un no por respuesta, tenderemos a ponernos en lugar de la persona rechazada. Pero seguramente, a esa petición de matrimonio le habrá precedido una historia de amor. A día de hoy el PSOE de Eibar no ofrece voluntad de acuerdo, no ofrece rigor en la gestión, no ofrece ilusión frente a los importantes retos que tiene Eibar. Queremos acuerdos por el bien de Eibar, no un matrimonio de conveniencia. Nuestra acción política no se vende por un plato de lentejas. Queremos otro Eibar. ¿Aceptas el desafío?

Te puede interesar…

La celebración excluyente de la República española en Eibar

Bien está que recordemos la hazaña de nuestros antecesores, hecho por el cual Eibar ostenta el título de Muy Ejemplar Ciudad, reinstaurado por el Gobierno Vasco en 1981 tras cuatro décadas en las que una dictadura fascista se caracterizó por la vulneración de los derechos humanos, civiles y políticos, derechos personales y colectivos. Sin embargo, cabe señalar que hay cosas que parecen ser intrínsecas a España. Y es que, tras la transición, se ha mantenido un hilo conductor con esa España dictatorial… que también tuvo su reflejo en la República (y antes de ella), un hilo conductor que se traduce en la negación de la existencia del Pueblo Vasco como sujeto político. España ha sido y sigue siendo sinónimo de negación.

3494_m
Mujeres ejerciendo el derecho a voto en Eibar (1933), Referéndum sobre el Estatuto de Autonomía

El 14 de abril de 1931 Eibar proclamó y festejó la llegada de la República. Aquella madrugada de abril, Eibar festejó que los hombres habían proclamado la República. Pues hay que recordar que las mujeres no pudieron votarla (fue precisamente aquel Estatuto de Autonomía vasco, de todo el Estado, la primera vez que las mujeres pudieron votar), y no sólo eso: para la historia quedan también las hirientes palabras del socialista Indalecio Prieto cuando el Congreso de los Diputados aprobó su derecho a voto, calificándolo como “puñalada trapera a la República”. Recordémoslo sin tapujos: el PSOE se opuso a este progreso social que EAJ-PNV sí apoyó.

Pero volvamos a aquel glorioso 14 de abril de 1931 en Eibar. Lejos de la historia que algunos mandatarios se empeñan en reescribir, fue excluyente para con personas y colectivos de nuestra ciudad. Contaban los viejos que Joaquín Elorza, electo jeltzale de aquella Corporación Municipal, se acercaba a las celebraciones de la Plaza Alfonso XIII (a partir de aquel día, Plaza de la República, hoy Untzaga) atabiado con una ikurriña. No llegó a Untzaga. “Hi, ikurrin horreaz… etxera!”, le recriminaron.

La Euskadi que los nacionalistas demócratas queremos construir es una Euskadi en la que cabemos todos y todas, pero sin renunciar a que juntos conformamos una comunidad y tenemos derecho a decidir nuestro futuro. Que nuestro Ayuntamiento reivindicara el asentamiento esas bases sería un buen punto de partida para reparar aquella injusta exclusión al edil Joaquín Elorza.

Crónica de un Pleno

El pasado lunes celebramos el primer Pleno Municipal después del parón veraniego. El primer pleno después del plazo de 100 días que suele darse a los gobiernos, para hacer un primer balance de su gestión. Y a su vez, el primer pleno en el que asumía la portavocía del grupo municipal del que formo parte.

La agenda venía relativamente cargadita. Por una parte, porque celebramos dos plenos: uno como Junta General de IMESA (Inmobiliaria Municipal Eibarresa, S.A.), y otro como pleno municipal ordinario (que se celebra, habitualmente, el último lunes de cada mes). Y la agenda prometía, por otra parte, porque se debatían dos mociones presentadas por los grupos de la oposición. La primera, conjunta de EAJ-PNV, EH Bildu e Irabazi, relativa a emitir los plenos por streaming. Y la segunda, de EAJ-PNV, para mostrar la solidaridad a una persona afectada de una vulneración de su derecho al honor y a la intimidad.

Uno de los elementos de especial interés, a mi juicio, era que se trataba (después de muchos años) de la primera gran oportunidad que teníamos las 11 personas que conformamos la oposición, para hacer valer nuestra fuerza. No para bloquear al gobierno municipal, sino simplemente para que dicha mayoría política tuviera reflejo en los órganos municipales, como el Consejo de Administración de IMESA, pese a la falta de voluntad del PSOE, empeñando en mantener una mayoría absoluta que ya no dispone.

El miércoles anterior al Pleno, en la Junta de Portavoces, el Alcalde nos transmitía sus intenciones respecto a la conformación del Consejo de Administración de IMESA. Su propuesta consistía en reducir de 11 a 10 el número de consejeros y consejeras, de manera que el PSOE contara con 5 representantes, y otros 5 repartidos entre los grupos de la oposición. Se da la circunstancia de que el Alcalde, en calidad de Presidente de IMESA, cuenta con voto de calidad: en un hipotético caso de que la oposición votara en bloque en contra del criterio del gobierno, en un empate a 5 votos, ganaría el PSOE. Ese resultado se daría en contra de la aritmética existente en el Ayuntamiento, donde el PSOE necesita del apoyo de uno de los 3 grupos municipales para alcanzar la mayoría absoluta.

El representante de Irabazi y yo, como portavoz del grupo municipal de EAJ-PNV, mostramos nuestra discrepancia al Alcalde y al portavoz socialista, y tratamos de convencer al resto de interlocutores (Alcalde, PSOE y EHBildu) de que sería más equitativo contar con un Consejo donde el PSOE contara con 4 representantes, de manera que (al igual que en el Pleno o Junta General), la mayoría absoluta se diera o bien desde la suma de PSOE con otra fuerza, o bien desde la suma de todos los grupos de la oposición.

Me sorprendió el silencio de la portavoz de EH Bildu ante dicha propuesta, pero no le dí mayor importancia, entendiendo que sus intereses se veían defendidos en el planteamiento que el portavoz de Irabazi y un usuario haciamos. Así las cosas, el viernes, una vez recibida formalmente la propuesta del PSOE y comprobada su nula voluntad de reflejar en el Consejo de Administración las proporciones del Pleno, me dirigí al despacho de EH Bildu. Charlé con la portavoz y el coordinador de EH Bildu, y les expuse que nosotros no estábamos por la labor de aceptar una propuesta donde no se reconoce equitativamente la fuerza de la oposición, y que en caso de que no hubiera un criterio contrario de la Secretaría Municipal, haríamos una propuesta alternativa; siendo así dos los escenarios que barajábamos:

  1. Forzar al PSOE a acordar un Consejo de Administración compuesto por una representación equitativa a la de cada fuerza política.
  2. Aprobar desde la suma de los grupos de la oposición una propuesta alternativa, tomando la iniciativa de proponer una representación equitativa a la de cada fuerza política. En ese caso, la propuesta consistiría en mantener los nombres de todos los grupos, retirando de la lista el 5º nombre propuesto por el PSOE.

Una vez hecha la consulta a los técnicos municipales y saber que podíamos proceder a ello, registré la propuesta anunciada a EH Bildu, y el lunes la secretaria municipal dio cuenta de las dos propuestas.

Para sorpresa nuestra, EH Bildu verbalizaba en el Pleno no tener constancia de que esa propuesta se iba a presentar, y que entienden que corresponde al PSOE liderar el proceso de disolución de IMESA. Sorprende fundamentalmente por dos motivos:

– Primero, porque el único grupo que fue informado incluso antes de registrar la propuesta, fue EH Bildu.

– Segundo, porque en cualquier caso será el PSOE quien deberá proceder a disolver IMESA; lo que se discute es si debe o no debe contar un mayoría absoluta para hacerlo a su antojo.

Que después de ese pleno EH Bildu se permita el lujo de escribir una crónica donde se me tache de una “puesta en escena chulesca, soberbia, desafiante y maleducada” me parece -cuanto menos- un despropósito, habida cuenta de que no justifican esa serie de calificativos hacia mi proceder, más allá de una serie de hechos que no se corresponden a la realidad. Por tanto, creo que debo aclarar los 3 puntos de su crónica que merecen ser ajustados a cómo lo hemos visto otros.

  1. IMESA

Estamos de acuerdo en que IMESA debe disolverse. También estamos de acuerdo en que corresponde al PSOE ostentar la presidencia de IMESA. Pero no por ello aceptamos que el PSOE tenga mayoría absoluta en un órgano de representación municipal. Ése y no otro ha sido el planteamiento defendido por EAJ-PNV.

  1. STREAMING

Es cierto que el PSOE mostró su voluntad de votar a favor de la iniciativa. Sin embargo, los grupos de la oposición habíamos presentado la iniciativa 2 semanas antes, y el PSOE pretendió en 5 minutos, sin posibilidad de consulta, que los grupos de la oposición renunciáramos a llevar a pleno una iniciativa registrada formalmente para ello. ¿Conocía EH Bildu que el PSOE pediría eso? En cualquier caso, la moción continuó a Pleno con el apoyo de la propia EH Bildu, ya que los tres grupos proponentes (EAJ-PNV, EH Bildu e Irabazi) lo habíamos acordado así.

  1. PASQUINES

Comparto que los conflictos laborales deben resolverse en el ámbito de la empresa. Era precisamente lo que decía la moción presentada por EAJ-PNV: que la vulneración de derechos de una persona no era aceptable para reivindicaciones. La portavoz de EH Bildu justificó el reparto de pasquines en Arrate con la fotografía y nombre de una persona, diciendo que ese no es el problema de raíz y que se trata de una “consecuencia de un conflicto”. Utilizar esa terminología ante una vulneración del derecho al honor y a la intimidad de una persona me parece cuanto menos de un evidente déficit de ética, y ante ello, expuse que no se trata de una consecuencia de un conflicto, sino que es consecuencia de una cultura política que la izquierda abertzale ha alimentado, una cultura política permisiva ante la vulneración de derechos humanos para defender unas ideas determinadas. Dije eso y lo mantengo: quien no es capaz de denunciar una vulneración de derechos humanos tiene mucho recorrido que hacer por entender lo que es la democracia.

Así las cosas, el pleno de lunes fue una doble decepción respecto a EH Bildu. Por un lado, porque demostraron muy pocas ganas de colaborar con los otros grupos de la oposición y un servilismo inconcebible al PSOE, que probablemente no será fácil de entender hasta que no afloren los pactos ocultos que parecen tener EH Bildy y PSOE. Y por otra parte, porque EH Bildu perdió el lunes una oportunidad de legitimar su proceso de democratización, y demostró que la izquierda abertzale más rancia sigue controlando el discurso en cuanto a la legitimación política de la vulneración de derechos.

Así pues, triste inicio del curso político el del pasado lunes en Eibar, ya que todo apunta a que no dan pasos firmes en la superación de su pasado, por un lado, y van a propiciar una continuidad en el modelo de gestión del PSOE donde no se permite hacerse valer la fuerza de la oposición en su función de control del gobierno.

La S.D. Eibar y el sentido de la responsabilidad

Hay quien dice que una permanencia conseguida en los despachos no es motivo de celebración, y no puedo estar más en desacuerdo.

El Eibar nunca ha contado con una plantilla por encima de sus posibilidades y, quien lo hace, no está jugando limpio. El mérito del Eibar está en conseguir el resultado conseguido, NO con un presupuesto bajo, sino con un presupuesto AJUSTADO a sus posibilidades reales. A eso se le llama ser responsable.

No es cuestión de quién es más rico o más pobre, mejor o peor, sino que, para empezar, uno debe conocer sus límites y ser consecuente con ello. El Eibar lo es, lo ha sido, y tengo plena confianza en que lo seguirá siendo. Nadie debiera ser ejemplo por tener sentido de la responsabilidad: debería ser la norma general. Esa es la aportación que el Eibar debe hacer -y está haciendo- al fútbol y a la sociedad.

La familia del Eibar: frente la crisis, premiar la fidelidad

El Consejo de Administración del Eibar acepta la propuesta que hice en la Asamblea de Accionistas: no subirá las cuotas a quienes desde Segunda B permanecen como socios.

Hay que ser justos: cuando se pide algo y se consigue, es obligación moral agradecerlo. Quiero por ello felicitar y agradecer al Consejo de Administración de la S.D. Eibar y a su presidente, Alex Aranzabal, su disposición para atender la propuesta que les hice en la Junta de Accionistas del Club.

Cuando el Eibar descendió a Segunda B hubo que adoptar medidas muy difíciles. El Consejo de Administración no perdió la cabeza y las tomó: déficit 0. Se redujeron gastos de todos los sitios posibles, y se intentó conseguir ingresos de donde fuera posible, algo que nunca ha sido fácil para el Eibar. En ese contexto, se pidió a los socios mantener las cuotas de Segunda A, y se aceptó.

Urkullu en los vestuarios de Ipurua
El Lehendakari, Iñigo Urkullu, saluda junto al presidente de la S.D. Eibar, Alex Aranzabal, a los jugadores que ascendieron al equipo a la Primera División.

En tan sólo dos años se ha conseguido superar las previsiones de los más optimistas y romper las fronteras conocidas en este negocio llamado fútbol. Es justo reconocer, agradecer y felicitar la tarea de quienes han trabajado para que así sea. El Eibar ha sido un ejemplo deportivo y de gestión que ha recibido el reconocimiento nacional y conseguido una repercusión mediática internacional impredecible.

Con el ascenso, la S.D. Eibar ha multiplicado su estructura, sus ingresos publicitarios, de taquilla, derechos televisivos, etc. Sin embargo, la viabilidad futura de las cuentas exige repensar la sostenibilidad de algunos de esos ingresos. En ese contexto, el Consejo de Administración propuso un aumento de cuotas.

Josu Mendicute en la Junta de Accionistas de la S.D. Eibar
Proponiendo la congelación de cuotas en la Junta de Accionistas.

La situación socioeconómica de Eibar es para que todas las alarmas hayan saltado hace tiempo. 2.269 personas en las listas de desempleo y una renta per capita muy inferior a Donostia y Bilbao (7.700 y 4.300€ de diferencia), dato que aporté en la Junta de Accionistas para proponer la congelación de cuotas como premio a la fidelidad. La situación en Eibar es dramática, con muchísima gente pasando apuros. Quienes ostentan responsabilidades institucionales no deberían mirar a otro lado, y es loable, constructivo, justo y digno de ser reconocido el gesto que el Consejo de Administración de la S.D. Eibar ha adoptado, premiando a quienes en épocas de menos gloria deportiva, estuvieron ahí. Como se canta en Ipurua…

“En segunda B
no te abandoné
allá donde estés
yo te seguiré
gora Eibar oe!”

Liderar una entidad como el Eibar, además de administrarlo, es también saber gestionar el sentir de quienes forman parte de la familia azulgrana. Creo que esta decisión hace al Eibar más grande, si cabe. Un motivo más, tan sólo uno más, para mostrarnos orgullosos de decir que estos son nuestros colores.

Iñaki Azkuna y el orgullo eibarrés

Cuando Bilbao cumplió 700 años (Iñaki Azkuna llevaba unos meses de Alcalde de la Villa), la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo sorteó 1 millón de pesetas para gastar en “una mañana loca”. En ETB, cuestionado Azkuna sobre el sorteo, más o menos, dijo lo siguiente:

“Como iniciativa me parece buena. Ahora bien: capacidad para gastar tanto dinero en tan poco tiempo sólo la tenemos eibarreses y bilbaínos”.

Goian Bego, Iñaki Azkuna.

azkuna