Iñaki Azkuna y el orgullo eibarrés

Cuando Bilbao cumplió 700 años (Iñaki Azkuna llevaba unos meses de Alcalde de la Villa), la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo sorteó 1 millón de pesetas para gastar en “una mañana loca”. En ETB, cuestionado Azkuna sobre el sorteo, más o menos, dijo lo siguiente:

“Como iniciativa me parece buena. Ahora bien: capacidad para gastar tanto dinero en tan poco tiempo sólo la tenemos eibarreses y bilbaínos”.

Goian Bego, Iñaki Azkuna.

azkuna

Anuncios

Errebal atufa

No sé qué recorrido tendrá, pero causará revuelo la noticia que hoy nos traen Gara y El País. La Audiencia reabre una causa contra Miguel de los Toyos, alcalde de Eibar, por prevaricación; y tendrá que declarar como imputado.

Tendrá que explicar por qué el Ayuntamiento recompró el solar a la empresa que iba a construir el centro comercial Errebal Center. Y es que lo hizo en condiciones económicas nada favorables a la ciudad de Eibar:

  • Devolvió a Eibar Boulevard SL el dinero recibido (641.000 euros).
  • Pagó además 488.133,10 euros por la demolición de los edificios del mercado de abastos y la escuela de música.

Suma y sigue. En total, 1.320.234 euros costó revertir el solar.

Creo que habría que añadir más cosas. No tuvo en cuenta que el Ayuntamiento tuvo que hacer una nueva escuela de música. Sólo la adecuación de Portalea para ello, sin tener en cuenta el valor del edificio, fue de 580.000 euros. O el gasto generado al pasar la Plaza del Mercado al Rialto, teniendo que afrontar su alquiler.

Una rescisión de mutuo acuerdo que claramente favoreció a SPV Eibar Boulevard. Y es que, por incumplimiento de contrato, debía haber abonado al Ayuntamiento 1.000 euros por cada día de retraso. El Ayuntamiento podría haber recuperado el solar y conseguir un ingreso extra por vía judicial, pero no lo hizo “para no perder más tiempo”. Han pasado 4 años y más de 150.000 euros más de inversión posibilitaron la creación de un parking que, sumando todo, nos ha costado más de 2 millones de euros además de la devaluación de ese espacio.

¿Actuó correctamente el Gobierno municipal? No. ¿Actuó legalmente? No lo sé. Pero me ha llamado la atención la siguiente cita de la noticia que hoy publica El País:

“Aralar decidió entonces presentar una denuncia por un supuesto delito de prevaricación porque entendió que el Ayuntamiento no tendría ni que haber enajenado el solar, ni comprobó la viabilidad económica de la empresa adjudicataria, ni se tendría que haber revocado el contrato con la compañía en los términos en los que se hizo. Dos aspectos, estos últimos, en los que el Ayuntamiento no obró de acuerdo con la legislación, según recoge un borrador del Tribunal Vasco de Cuentas sobre el asunto.”

Veremos la resolución judicial y el informe del Tribunal de Cuentas. No sé lo que dirán. Pero por muy legal que sean sus actuaciones, es innegable que han sido tremendamente deficitarias para las arcas públicas.

De prometer un gran parque a no respetar el Plan General

La polémica estuvo servida bastante antes de la recuperación del solar. Y es que la trayectoria de este proyecto ha sido la antítesis de una buena praxis política: promesas olvidadas, incumplimiento del Plan General de Ordenación Urbana y ocultación de información.

Breve resumen cronológico: En 2003 el PSE anunció la construcción de una nueva Plaza del Mercado en Errebal, con un gran parque de 1.900 m2. El fotomontaje que presentó coincidía prácticcamente con los planos de un proyecto entregado por Ikei al Ayuntamiento un año después.

En 2006 se aprueba el Plan General de Ordenación Urbana que estipula en 830 m2 el mínimo de superficie no edificable (parque), y en 10.230 m2 la volumetría máxima del edificio a construir. El proyecto que se iba a construir reducía esos 830 m2 no edificables a 546 m2 de soportal -edificando sobre él-, y aumentaba la volumetría del edificio hasta los 14.168,36 m2.

  • Parque. De 830 m2 como mínimo que establece el PGOU, a 540 m2 de soportal.
  • Edificio. De 10.230 m2 de máximo que establece el PGOU, a 14.168,36.

La Plataforma Errebal lo denunció una y otra vez sin recibir una explicación al respecto.

Sin ideas para el solar

El PSE pasó de querer el centro comercial a plantear una construcción a fases (hacer el parking subterráneo dejando la superficie a la espera de que alguien invierta en el centro comercial) y defender en solitario el traslado de la estación de autobuses a Errebal a, al ver que se quedaba solo en esa guerra, plantear un proceso de participación ciudadana que antes había negado a la Plataforma y a Maixa.

He participado en las convocatorias que he recibido en ese proceso y he podido constatar que tanto con las necesidades que hay como con los deseos de la población, además de dar respuesta a las necesidades de la Plaza del Mercado, Errebal tiene que ser una apuesta por el espacio público. Además del juicio, el proyecto urbanístico está todavía también por resolver.

Utilización de entidades para reivindicaciones que no les corresponden

Desde muy joven he participado en diferentes asociaciones. En numerosas ocasiones se me ha pedido que en nombre de alguna de ellas apoyara diferentes causas que a la entidad le eran totalmente ajenas, por muy de acuerdo que pudieramos llegar a estar la totalidad de las personas que componemos la agrupación. Es, tristemente, bastante habitual ver que diferentes entidades culturales o deportivas participan en reivindicaciones políticas que quedan fuera de su ámbito.

Aunque me haya supuesto discusiones con gente que quiero, siempre he sido partidario de que las asociaciones a las que pertenezco no invadan ámbitos de actuación ajenos a sus objetivos fundacionales o, en su caso, estatutarios. Sean de mi gusto o disgusto. Así, recuerdo que -siendo menor de edad- anuncié mi inmediata baja de una asociación en la que participaba, en caso de que ésta firmara un texto a favor de determinados derechos… objetivo que yo también compartía.

Me duele que las entidades de las que soy miembro participen en asuntos que no les competen, ya que yo no he aportado mi grano para esas causas sino para los objetivos de la entidad. Y me molesta mucho más que haya gente que se permita la utilización de una agrupación para ponerla en defensa de una causa.

El ejemplo de la S.D. Eibar y el Hospital

En las últimas semanas se está llevando una fuerte campaña de recogida de firmas en Eibar a favor de “la construcción del Hospital” (de subagudos) en nuestro municipio. Al ver que entre las entidades que firman el texto está, entre otras, la S.D. Eibar, me pregunto por qué. Creo que se debería explicar, porque cuando una entidad pone su sello sobre una reivindicación, lo hace en nombre de toda la masa social a la que representa. Y yo, que formo parte de esa masa social, quisiera saber qué motivos llevan a los representantes de la entidad a poner el nombre del club en lugar de, simplemente, el suyo propio.

Eibar y el respeto al arte

Si algo es referencia histórica de Eibar, casi todos apuntaríamos a la industria armera. Es por ello que hace ya un par de décadas el escultor Nestor Basterretxea diseñó un arma gigante para esta ciudad, obra que no fue llevada a cabo porque, al parecer, fomenta la violencia.

“Me encargaron realizar un monumento al armero y pude hacer una maqueta. El Ayuntamiento de Eibar esperaba que realizase un armero con toda su indumentaria, pero al final pensé que era mejor diseñar una gran escopeta, de cerca de 5 ó 6 metros. Se asustaron y yo les dije que eso es lo que se ha fabricado en Eibar.”

No obstante, Eibar sí que cuenta con un Museo de la Industria Armera sin que nadie haga un juicio de esa envergadura. Y lo cierto es que lejos de haberse convertido en referencia importante está en un entorno que no pone en valor el importante contenido que tiene para enseñar al Mundo.

Esta situación me crea una gran sensación de vacío y, con el vacio, me viene a la memoria Jorge Oteiza, otro artista no demasiado bien tratado últimamente en Eibar. Oteiza recorrió las calles de Eibar para escoger la ubicación idónea para su escultura Txopitea eta Pakea, en homenaje al artista Daniel Txopitea. Nuestro Ayuntamiento entrega una reproducción de la misma a agrupaciones y personalidades que considera que han hecho méritos para ello. Pues bien, la escultura lleva ya 3 años guardada, esperando ser devuelta algún día a su sitio original, una zona definida como no edificable en el Plan General de Ordenación Urbana de Eibar y que, sin embargo, sigue sin existir una voz clara por parte de las instituciones sobre el respeto a estos artistas y a la legalidad vigente. Si incumplen dicho Plan General, la estatua no podrá volver a su lugar de origen y, en caso de que lo haga, estará dentro de un centro comercial.

Eibar no puede renunciar a un Museo en un entorno que lo ponga en valor junto a la escultura de Nestor Basterretxea, y tampoco a un espacio abierto con la escultura de Jorge Oteiza en la ubicación que este artista escogió en homenaje a Daniel Txopitea. No pongamos en riesgo ni el futuro de esta ciudad ni el respeto que estos artistas se merecen. Ya hemos perdido demasiado el tiempo.

También escribí sobre esto en euskera en Sustatu.com