El 5º truco para evitar la masturbación

ABC, en su aula de sexualidad, nos da 4 trucos para evitar la masturbación, ya que “no es ni buena ni necesaria para la salud“. Dada la importancia del asunto, he decidido completar sus consejos con un 5º que os puede llegar a ser realmente útil.

Opción 1. Ojeando un periódico cualquiera (el más leído en Bizkaia, pero igualmente serviría el de Araba o Gipuzkoa) me he encontrado con unos consejos publicitarios que son de gran utilidad para evitar la masturbación. Ahí va una fotica:

clasificadosCORREO

Ángela, que pide una eyaculación en su orificio bucal (le gusta tragar). Andrea, morena multiorgásmica. Anet, que le gusta la lluvia, el griego, el beso negro y la mamada a pelo (cuánto vicio). Chico español súper dotado dispuesto a entregarse para deleite anal de sus clientes. La oferta es muy completa, y quien se decida por alguna de estas opciones no tendrá necesidad de llevarse sus manos por debajo del ombligo cuando llegue a casa.

Esa es la opción 1 para ese 5º consejo. Para aquellos y aquellas que no podáis controlar vuestro instinto animal y os veáis subiéndoos por las paredes cuando el nivel de excitación haga que el cimbrel o la seta cobre protagonismo frente a vuestra sana y pura mente. Pero no es la única opción. Es sólo la más recurrente.

Opción 2. También existe una opción 2 que sustituiría al 5º consejo que acabo de dar. El periódico que publica los 4 consejos para evitar la masturbación es la cabecera nacional del grupo Vocento. Casualmente (no ha sido muy rebuscado), mismo grupo al que pertenece el periódico en el que se publican los anuncios clasificados de ahí arriba (sí, esos que ofrecen cipotes taladradores y almejas tragonas). Se me ocurre que un truco útil para mantener vuestra salud sexual y mental, además de evitar un desfalco en vuestras cuentas, puede ser no consumir medios de comunicación que incitan a prácticas sexuales poco cristianas (prostitución, pornografía, masturbación sumada a conversación telefónica) o al consumo basado en deseos sexuales tan perversos como los que un fin de semana sí y otro también nos encontramos en los suplementos que nos regalan a quienes seguimos, con criterios que no proceden entrar a valorar, comprando sus diarios.

Anuncios

Una horrible experiencia: restaurante El Rincón del Sumiller de Bilbao

He hecho grandes descubrimientos gracias a Deskontu, Deskontalia y Oferplan. Compras un menú en un restaurante que no conoces a mitad de precio y te la juegas. ¿Merecerá la pena? Por mi experiencia diría que casi siempre sí, merece: invierten todo su margen de beneficio en conquistarte y, así, a ver si hay suerte y repites. Yo ya tengo algún que otro descubrimiento en mi agenda. Pero no siempre se acierta.

El verano pasado compré una oferta en Deskontu. Una comida para dos en un restaurante de Bilbao llamado El Rincón del Sumiller. Así rezaba la oferta:

“Ensalada de la huerta (Mezcla de lechugas, tomate, cebolla, zanahoria, maíz, espárragos y remolacha). Costillar 1,2 kg con salsa barbacoa. Patatas fritas naturales recién cortadas. Pimientos piquillos de dos colores (rojos y verdes). Botella vino tinto crianza D.O. Rioja Loriñon 2008.”

Se me hizo raro eso de las patatas “recién cortadas” y piquillos “de dos colores” como si fuera la repanocha, pero me arriesgué pensando que algo de especial tendrían. Qué va. Patatas normalitas…. y ¡un! pimiento de cada color, creo recordar. Destacable… ni eso, ni la ensalada, ni la costilla… que claro que pesaría 1,2 kg, pero en mi vida me habían sacado una costilla tan basta, con tanta grasa. Jamás. ¡En las carnicerías no te dan la costilla así!

Voy a evitar calificativos desagradables y me limitaré a decir que la comida fue de mis peores experiencias en restaurantes. Pero no sólo eso. El comedor tenía una cámara frigorífica donde se veían los postres (entre ellos, creo recordar melón que tenía pinta de llevar bastante tiempo), el cubo de la fregona y una garrafa grande de detergente por ahí, apariencia general de poca higiene. No comimos nada agusto. Queríamos que terminara ese tormento cuanto antes. Y tampoco entraré a valorar el servicio durante la comida (¿será que estoy acostumbrado a que me traten demasiado bien?).

Pues bueno. Bebimos una botella de agua y algo menos de la mitad de la botella de vino que estaba incluída (entera) en el menú. Cuál fue mi sorpresa cuando íbamos a salir del restaurante y la camarera me dice que el agua no está incluída en el menú y que la tengo que abonar.

Muy amablemente le dije que claro, que sí. Que cuánto era. Pagué. Y acto seguido le pedí el corcho. Te pago el agua, pero el vino me lo llevo, que está incluído. Y no vuelvo jamás. Ellos verán si pretenden llenar su comedor con ofertas para que la gente salga de ahí de mala uva. No se merecen ocupar el mismo sitio en estas páginas junto a sitios como el Txuleta (Donostia), Kaialde (Hondarribia), Calbetón (Deba) o Sagartoki (Gasteiz), por mencionar algunos de esos sitios de los que guardo un grato recuerdo y que, probablemente, volveré. De hecho a alguno ya he vuelto. Tampoco esperaba su nivel de un restaurante la mitad de barato que los mencionados, pero de un menú que se supone a 23 euros por persona se puede esperar algo decente. Y creo que deberían limitarse a menús del día batalleros a 8-10 euros.

Para valientes, hoy tenéis El Sumiller de Bilbao en Oferplan. Cambian costilla por txuleta, y cuesta 8 euros más por pareja que mi experiencia con la costilla. A mí, viendo la calidad de los productos, me pareció caro no ya el precio original (46 euros por pareja), sino incluso el precio de la oferta (23 euros). Sólo se salvó el vino. Si alguno se arriesga y tiene una experiencia que contraste con la mía, le invito a que la comparta aquí. Tal vez hayan espabilado, pero yo no iré a comprobarlo. Que aproveche.

Cambio de titular en Movistar por fallecimiento: es gratis pero te hacen pagar

El cambio de titular de una línea de teléfono tiene un coste -al parecer de 12 euros-. No obstante, en caso de fallecimiento del titular, este cambio es gratuito… dependiendo de quién te atienda.

Cuando murió mi padre (E.P.D.) me dirigí a mi proveedor habitual de Movistar para hacer los correspondientes cambios de titularidad, puesto que mi padre era titular de los 3 teléfonos móviles que tenemos en casa. Me dijeron que para eso tenía que llevar el certificado de defunción, el DNI del fallecido, el DNI del nuevo titular y los datos bancarios; y que me cobrarían 12 euros por cada número -a parte de que perdería todos los puntos acumulados-. Me plantearon mantener la línea como estaba, y quitarme un quebradero de cabeza, y bueno, no le di más vueltas. No le dí más vueltas… hasta que quise cambiar de compañía 🙂

Claro, al no ser yo titular de la línea, la portabilidad era imposible. En El Corte Inglés me atendieron a la vez dos chicas de Vodafone y uno de Movistar; y las 3 me dijeron que el cambio de titular por fallecimiento era gratuito. Esto fue en El Corte Inglés de Bilbao, y no tenía a mano en aquel momento el certificado de defunción de mi difunto padre. Como Bilbao me queda a desmano desde que trabajo en mi ciudad, en Eibar, me recomendaron que volviera a mi tienda habitual y que exigiera que me hicieran el trámite de forma gratuita.

Así lo hice. Volví a la tienda, les dije que quería hacer un cambio de titular por fallecimiento, y sin problemas me lo tramitaron. Pero de las 3 líneas que quería cambiar de titular, me cambiaron sólo de la mía.

La sorpresa fue cuando, después de ofrecerme el servicio gratuitamente, no le quisieron hacer lo mismo a mi madre, solicitándole el pago de 12 euros. Nos informamos por teléfono (609) y en la tienda, y obtuvimos 3 distintas respuestas sobre el precio de dicho cambio:

  1. Servicio gratuito.
  2. Pago de 9 euros.
  3. Pago de 12 euros.

Yo no quiero dar un duro a una compañía que no tiene unos criterios claros para atender a sus clientes por igual. Una tal Anna cuenta en un foro la misma situación: le querían hacer pagar 12 euros, y al final se lo hicieron gratis. “Cuando le ven las orejas al lobo, todo tiene solución” contaba ella misma. Puedo entender que el servicio tenga un coste, pero no que a mí me lo hagan gratis y a mi madre le hagan pagar. Así que en nuestra casa, nos vamos todos de Movistar. Hace tiempo que lo teníamos pendiente pero esta vez sí: lo digo en serio. Y sin ganas de volver.

Lo he contado también en euskera, en Sustatu.com