Pensiones y pertenencia a la Unión en una Euskadi independiente

Desde hace años los partidos unionistas en Euskadi utilizan el discurso del miedo para enfrentarse a los “desafíos nacionalistas” que suponen los deseos de mayor soberanía de la mayoría social vasca. Afirman que una Euskadi independiente quedaría fuera de la Unión Europea. En esta campaña que convive en los tiempos con una sociedad azotada por la crisis económica, se ha sumado otro discurso del miedo: la imposibilidad de pagar las pensiones en caso de independencia. Ambos discursos son vacíos de contenido puesto que nadie busca una Euskadi fuera de la UE, y en el caso de las pensiones contaríamos con más dinero que el actual para financiarlas.

Estaremos en Europa

Los unionistas suelen apelar a la Convención de Viena para señalar que Euskadi, en caso de independencia, no podría formar parte de la Unión Europea. La posibilidad de que Euskadi no formara parte de la UE sería que uno de sus estados miembros vetase su acceso. La única amenaza en tal situación sería España, ya que no veo razón alguna para que el resto de países europeos no quisieran su integración. El único motivo que puede existir, y sería por parte del Estado español, sería la venganza política de quien no ha querido seguir unido a él. No hay más posibles razones. Por tanto, la pregunta que cabe hacer a los unionistas y a sus líderes estatales es la siguiente: ¿Si Euskadi se independizara, España vetaría su acceso a la Unión Europea?

Quiero pensar que España no adoptaría semejante postura infantil. Pero en caso de que así lo hiciera, sería dudoso si el resto de miembros de la Unión se lo permitirían. Es evidente que España en estos momentos es una brutal carga para la Unión, cosa que no sería una Euskadi independiente. Visto lo visto, parece que lo más inteligente por parte de la Unión sería que aceptara en su seno a vascos y catalanes, en lugar de un Estado español que vetara el acceso a ambos nuevos estados. No parece que la Unión vaya a aceptar el veto por parte de España.

¿Alguien a estas alturas piensa que Escocia, si se independiza, va a quedar fuera de la UE? ¿Alguien piensa que la UE quiere dejar fuera de su mapa a Euskadi y Catalunya?

No hace falta ser miembro de la UE para poder estar en la zona euro. Pero parece poco discutible que Euskadi, si se formara como Estado, pudiera estar fuera de la UE por lo que ni siquiera procede estudiar la posibilidad de estar en el euro sin estar en la UE.

Por tanto, si nos independizamos, seguiremos estando en la Unión Europea. Que nadie lo dude. Nadie que en este país defiende la independencia defiende que salgamos de la Unión.

Las pensiones serán sostenibles

La segunda amenaza que los unionistas hacen trata sobre la insostenibilidad de las pensiones. Amenazan con que Euskadi no podría mantener las actuales pensiones. Actualmente el Estado español aporta entre pensiones de incapacidad, de jubilación, de viudedad, de orfandad y a favor de familiares para ciudadanos y ciudadanas vascos y vascas un total aproximado de 524 millones de euros, mientras que Euskadi aporta al Estado 546 millones de euros, por lo que Euskadi aporta aproximadamente 22 millones de euros más a favor de las pensiones del resto de españoles y españolas. En el caso de las prestaciones por desempleo, la aportación media de Euskadi es de 136 millones de euros frente a 128 millones que el Estado aporta para las prestaciones por desempleo de vascos y vascas, luego Euskadi aporta 8 millones de euros más de lo que necesita para sus pensionistas. Por tanto el sobrecoste que las pensiones españolas supone para la ciudadanía vasca es de 30 millones de euros mensuales.

Es cierto que si la economía vasca fuera equiparable a otras comunidades autónomas el hecho de mantenernos en un sistema de pensiones conjunto al resto de España podría suponer una garantía de que en caso de irnos mal otras comunidades aportarían para nosotros, pero tan cierto como ello es que resulta improbable que Euskadi cuente a medio-largo plazo con una economía más resentida que la tónica general de las comunidades españolas, por lo que un sistema de pensiones propio sería indudablemente la forma más segura de garantizar las pensiones en Euskadi.

Un sistema de pensiones propio es posible sin necesidad de independencia, y es según tengo entendido el planteamiento que hace EAJ-PNV para el nuevo Estatuto que plantea para 2015. Pero los mismos cálculos que sirven para un potencial sistema de pensiones vasco entendido desde un autogobierno en el seno del Estado español, sirven también para un sistema de pensiones propio en un hipotético Estado independiente vasco, que es según tengo entendido lo que abiertamiente defiende la izquierda abertzale.

Por tanto, defender un sistema de pensiones propio -con o sin independencia, insisto- no responde a una obsesión identitaria sino a un objetivo claro de apostar por un sistema de pensiones viable y seguro para las personas desempleadas, viudas, huérfanas o jubiladas. Defenderlo es por tanto, a día de hoy, la forma más eficaz de defender las pensiones para hoy y para mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s